miércoles, 14 de septiembre de 2016

El inicio del nuevo curso escolar

     Para algunos niños, volver al colegio después de las vacaciones de verano es una rutina más a la que se adaptan fácilmente, casi sin ningún problema. Sin embargo, para otros la vuelta a clases se transforma en una tortura.    La idea es que los padres trasmitan a sus hijos que la vuelta a clases implica aprender en forma entretenida,  compartir, jugar con los compañeros, sentirse acompañado, es decir darle un sentido.  


Recomendaciones:
Carácter positivo:
Los padres tienen que tratar de no darle un carácter negativo al inicio del año, sino que hablar con ellos y hacerles saber que esto es parte de la vida habitual de una familia, y así como los adultos tienen que volver a trabajar, los más chicos deben volver a clases.
Es esencial que los padres tengan presente que el principal formador de los niños es la familia, por lo tanto que sientan agrado por los estudios depende gran parte de ellos.
La actitud positiva que tengan los padres frente al ingreso a clases es fundamental, esto deben mostrarlo no solo en ese ámbito, si no también en el de sus propios trabajos. Los niños y adolescentes absorben de nosotros la mirada frente a la vida, situaciones de cambio, etc. Si ellos también están ansiosos por los gastos, vuelta al trabajo, transmitirán esto a sus hijos.   
 Los  adultos debiéramos tener presente que  nuestra forma de relacionarnos, nuestra  conducta y actitud hacia el entorno constituye un acto de aprendizaje cotidiano, un  modelo  que nuestros hijos replican a su vez en las relaciones familiares, de amistad y en el colegio;  para educar  siempre es fundamental  observarnos en nuestro roles de padre y madre, de educadores para la vida,  “más vale una acción honesta y coherente que mil palabras".

Restablecer los horarios: 
Para evitar que el regreso de vacaciones sea percibido por parte del niño como un cambio brusco de rutina, con una imposición violenta de acostarse temprano, es aconsejable  prepararlos gradualmente, ir por día adelantando  el horario de dormir hasta llegar a lo adecuado, de tal manera que  lograrán progresivamente adaptarse  a las levantadas temprano. Lo mismo debiera aplicarse con las restricciones a los juegos, el ordenador, la play y la televisión. 
Restablecer los horarios de las comidas es también fundamental, un desayuno equilibrado  en lo posible tranquilo, con tiempo destinado a ello, sentado en una mesa  compartiendo con la familia, permite iniciar una jornada escolar con energía y entusiasmo. La merienda de media mañana debiera ser saludable, atractiva y liviana, una fruta, un sándwich colorido y nutritivo o similar, un lácteo, etc.

- Reglas y exigencias:
Hay reglas y exigencias que un niño tiene que aceptar más allá de sus ganas. Una complicación actual de los padres es tratar de negociarlo todo, y esto no tiene que ser así.
Esto no quiere decir ser autoritario, sino hablar con los niños y dejarles muy claro que habrá hábitos y horarios para ver televisión, para estar en el ordenador y para estudiar. Y plantearles cuáles serán las exigencias y los límites para el año y cuáles son las cosas que necesariamente tienen que hacer todos los días, como ordenar su mochila y hacer sus tareas. El crear hábitos, que es tan importante, no es algo que esté dentro de las decisiones del niño, sino que es una responsabilidad que les compete completamente a los padres.
Todo esto es importante dialogarlo, de manera que el niño sepa que todas las libertades y los beneficios veraniegos son transitorios, que se trata de un período del año y que la vuelta a la normalidad implica adecuarse a la rutina de la casa.  A todos, niños y adultos, nos gustaría vivir constantemente en vacaciones. Pero la vida no es así, y por eso es importante irlo hablando con los niños de antemano.
Un caso especial son los niños que van a entrar por primera vez al colegio, donde el entusiasmo y el temor son otros. Las expectativas están mucho más teñidas de fantasías que de realidad, y en ese caso el camino es hablar mucho con el niño, acompañarlo y ayudarlo a entender. Es normal que necesite cierto proceso adaptativo que puede implicar ansiedad y angustia, y por eso hay que tolerarlo y contenerlo. Es importante llevarlos unos días antes y hacer el mismo recorrido que se hará con ellos, entrar al colegio para que se familiarice con el lugar y así poder disminuir los niveles de ansiedad.

Es importante destacar que la reacción  de ansiedad y temor de los padres ante el devenir de una conducta no esperable del hijo puede afectar al niño, somos los adultos los que a veces transmitimos la  inseguridad y el temor;  todo proceso nuevo y desconocido  es un desafío para cualquier persona especialmente para un niño que recién se asoma a un orden social distinto, el cual debe explorar gradualmente hasta sentirse familiarizado, seguro y protegido. El colegio será su segundo hogar.

FELIZ CURSO 2016-17 A TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA

jueves, 16 de junio de 2016

VERANO AZUL..



VERANO AZUL…                         

         Acaba el colegio y viene una de las temporadas más divertidas para nuestros hijos. Los niños después de un curso repleto de tareas, horarios, agendas, trabajos y deberes se merecen un descanso. Por ello, queremos desde nuestra perspectiva educativa trasmitir a las familias la importancia de respetar el disfrute de esta temporada estival para los niños y las familias.
         Os damos cinco claves para hacer de nuestro verano una temporada de descanso, diversión y aprovechamiento equilibrado para que nuestros hijos vuelvan al colegio con las pilas cargadas y con ganas de aprender de nuevo.

  1. Horarios. Durante el curso, el horario es imprescindible. Se fijan horas para todo, si no, todo se desmorona y las cosas no marchan bien. Pues bien, aunque en verano nuestros hijos viven menos pendientes del reloj y las horas es conveniente seguir respetando pautas y rutinas. Así, creemos aconsejable que la hora de levantarse no se dilate mucho y no se acostumbren los niños a levantarse más tarde de las 11. Este horario es muy incompatible con el colegio por ello luego se vuelven perezosos y encajan tan mal la hora de levantarse, cuando los llamamos durante el curso. Se debe respetar su descanso, según las actividades de la tarde anterior, pero nunca acostumbrarlos a horarios excesivamente dilatados. Levantarse con tranquilidad, desayunar con más calma y establecer rutinas que den a los niños pequeñas obligaciones a cumplir en su día a día.
  2. Actividades de Repaso. Es conveniente establecer una tarea diaria adecuada a su edad, en las primeras horas de la mañana, que sea con un material diferente al habitual en el curso, cercano, creativo y sencillo que ayude a los niños a refrescar los aprendizajes para que no se olviden en un cajón. Colaborar a mantenerlos activos en la memoria, les permitirá una incorporación más fluida al colegio, especialmente en lectura, cálculo y ortografía que son los aprendizajes que más resienten el olvido. Así podemos usar los cuadernillos por Competencias del “Rubio” por ejemplo que van por curso. Son materiales con una estructura que se repite, por lo que los niños muy pronto les cogen el truquillo. No requieren supervisión, les permite hacer la tarea con autonomía. Son dinámicos y visualmente muy atractivos, con colorines y dibujitos. Se le dice al niño que cada día,  haremos 2 hojas y después libertad para disfrutar del día. En casos de niños que llevan materias suspensas podrán incrementar la tarea pero siempre manteniendo su motivación para no fatigarlos. Se pueden consultar webs de interés que publican materiales muy creativos (ver la web de Orientación Andujar). Y se puede leer un libro que lo elijan ellos, comic o tebeo…
  3. Actividades de Ocio. Igual que durante el curso apuntamos a los niños a actividades extraescolares, en verano conviene apuntarlos a las actividades que se inicien que tengan relación con el mundo acuático o con juegos y diversión, siempre conducida por educadores. Los niños tienen una gran energía y por ello es muy valiosos saberla utilizar para que en entornos lúdicos sigan aprendiendo otro tipo de curiosidades que también les enriquezcan como personas. Por otro lado, la desmotivación es un lobo feroz ya que puede llevarlos al aburrimiento y hastío  y convertirlos en  inactivos y apáticos. Por ello, interesa que se apunten a actividades que les aporten entusiasmo y ganas de levantarse cada día y así se acostumbren a estar siempre aprovechando el tiempo.
  4. Disfrute del tiempo libre en familia. En casa se pueden proponer juegos y actividades creativas con los niños. Desde platos de cocina que ahora está tan de actualidad y les encanta,  reciclar objetos para usos múltiples en el hogar, manualidades divertidas, ver películas de alta carga emocional que enseñen valores a vuestros hijos, pasear, dejar andar descalzo, jugar a globos de agua…y conviene saber que un poco de aburrimiento favorece la creatividad. Finalmente, tener en cuenta siempre, que hay que limitar el uso de tablets, ordenadores, videojuegos… ya que tener tiempo libre no quiere decir poder malgastarlo.
  5. Y siempre conviene recordarles que cada momento del año es valioso y no se está mejor en verano que en invierno. Si estamos en verano hay que disfrutar y de la misma manera disfrutar el curso escolar, cuando toca. Cada momento tiene sus ventajas, por ello NUNCA les diremos frases negativas y contraproducentes que comparen el verano con el colegio en las que sale perdiendo el cole, como... “aprovecha porque luego en septiembre ya se acabará todo” “no te quejes ahora que si no luego en septiembre ya te enterarás…”. Estas frases que en un momento de enfado habitual salen por nuestra boca y se cargan en un minuto, toda la educación que nos hemos propuesto dar a nuestros hijos. ¡FELIZ VERANO!

miércoles, 8 de junio de 2016

ESCUELA DE PADRES DE NIÑOS CON TDAH DE LA FUNDACIÓN ACTIVA

     En colaboración con la Fundación Educación Activa os proporcionamos acceso a contenidos científicos relacionados con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) , especialmente dirigidos a familiares que tengáis relación con el TDAH.
     El catedrático de psiquiatría Dr. Russell A. Barkley, reconocido internacionalmente como la mayor autoridad en el estudio del TDAH, pone a vuestra disposición, en español, los contenidos de su prestigiosa Escuela online.
La formación se basa en las conferencias del Dr. Russell A. Barkley que encontraréis tanto en video como en formato pdf para descargar. 
    La Fundación Educa Activa lleva años apoyando a personas con TDAH y a sus familias además de formar en esta temática a profesionales de los ámbitos de la Salud, Educación y Servicios Sociales. 
    Os dejamos el enlace a la Escuela de Padres

viernes, 27 de mayo de 2016

¡A JUGAR!



        El juego es un elemento básico en la vida del niño, no sólo por la diversión sino porque es necesario para su desarrollo. Se trata de una actividad recreativa que se realiza generalmente para entretenerse o divertirse y en la que se ejercita alguna destreza o capacidad. A través del juego los niños buscan, exploran, prueban y descubren el mundo por sí mismos, siendo un instrumento para su formación.



La jornada escolar dispone de un tiempo para que los niños descansen y desconecten de su tarea, es un tiempo de “recreo”. En ocasiones vemos a los niños en el patio correr de un lado para otro sin sentido o reunirse en un rincón del patio sin saber a qué dedicar ese ratito libre del que disponen porque no tienen a su alcance medios tecnológicos o simplemente porque durante las tardes no se reúnen con sus amigos y sus formas de juego son solitarios. Por este motivo, es importante ofrecer a los niños juegos que puedan realizar en el patio con sus compañeros de clase.




Existen muchos tipos de juego y dentro de estos están los que se conocen como juegos populares o tradicionales. Éstos son los que han ido pasando de generación en generación y a pesar de que cambien algunas normas o el nombre, la esencia sigue perdurando en el tiempo, entreteniendo y divirtiendo a los pequeños. Se pueden realizar en cualquier espacio y necesitan de poco material o ninguno. Por ello, son muy adecuados para ponerlos en práctica en el patio del colegio.


Pero ¿Por qué ofrecer juegos tradicionales? ¿Qué beneficios aportan?

  • Socialización.  Es una de las mejores formas para socializarse, el hecho de estar en la calle con una pelota, por ejemplo, hace que otros niños se acerquen y jueguen juntos.

  • Desarrollo físico. Se hace ejercicio físico: se corre, salta, se desarrolla la coordinación y la  fuerza muscular.

  • Desarrollo rítmico. A través de las canciones y bailes de algunos juegos el niño se familiariza con los movimientos y los ritmos musicales.

  • Nuevas vivencias. Al relacionarse con otros niños fuera del entorno familiar comparte con otros niños pensamientos, inquietudes…

  • Desarrollo de la imaginación. Los juegos desarrollan el uso del propio cuerpo y de los materiales y elementos que se encuentran alrededor y la imaginación les lleva a convertirlos en juguetes valiosos.

  • Empatía. Los juegos hacen al niño desempeñar distintos roles que le llevan a ponerse en distintas situaciones y con ello desarrolla la empatía. Tendrá que resolver conflictos, acatar unas normas…que le ayudarán a ponerse en el lugar del compañero.

  • Pueden realizarse en cualquier lugar y momento. Además se son conocidos por todos los niños aunque los llamen de distinta forma.

  • Fomentan la amistad y el compañerismo. Los amigos con los que jugamos en la infancia, pasado un tiempo, los recordamos con un cariño muy especial y perduran, casi siempre, durante toda la vida.

Muchos de los centros escolares de nuestro sector se están llenando de color y formas diversas los patios, pintando algunos de estos juegos populares en el suelo a modo de tablero. Es una forma de ofrecer a los alumnos oportunidades para que aprendan algunos de los juegos más tradicionales y que tengan la posibilidad de relacionarse de otra mantera y disfrutar de su tiempo libre. Los maestros, además, pueden ser buenos dinamizadores de los juegos populares para que los alumnos disfruten y se enriquezcan en sus ratitos libres.
¡Animaros a coger brocha y pintura y decorar vuestros colegios!

miércoles, 25 de mayo de 2016

Algunas herramientas para trabajar con alumnado con TEA.



Algunas herramientas para trabajar con alumnado con TEA


El pasado 24 de mayo  de 2016 se han celebrado en Mérida las I Jornadas Regionales sobre los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) con el objetivo de concienciar sobre la importancia de la detección, atención temprana y educativa de este alumnado a lo largo de su escolaridad, así como de compartir con especialistas y centros educativos la información, recursos y experiencias de buenas prácticas.

En esta entrada os presentamos una serie de herramientas y recursos que pueden serviros de ayuda en la intervención educativa con este a alumnado.



El Proyect@ habilidades es una aplicación de móvil para Android, que apoya el fomento de la función ejecutiva en los niños con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). A través de diversos juegos que recrean actividades dentro del hogar y la escuela, se busca reforzar habilidades de organización y planificación en los niños/as afectados con este trastorno.

Cuentos sobre autismo

También os invitamos a visitar una colección de cuentos sobre el autismo en Pinterest, recopilados por Pilar Fernández. Con este material se facilita la sensibilización hacia el alumnado con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), y por ende su inclusión tanto a nivel educativo como social. Puedes acceder a la recopilación de cuentos sobre autismo AQUÍ.


Aplicaciones TICs para facilitar la inclusión digital :  

Traduce a pictogramas tus blogs y páginas web


 El equipo de Pictoaplicaciones nos proporciona una nueva herramienta. Se trata de un plugin para traducir en pictogramas contenidos de páginas webs, de blogs, de espacios educativos, etc.  
Para ver como funciona podéis pinchar AQUI !